10 diciembre 2008

Deuda

Cuando me gradué de bachiller tenía apenas 16 años ¡Dios mío! 16 años... Estaba enamoraaaaaaada. Pensaba que no me alcanzaba la edad ni el tiempo para nada. Lo peor del caso era que estaba convencidísima de "que estaba clara". Quería graduarme en la universidad, sí. Siempre me gustó el estudio y como siempre fui también muy competitiva, sobre todo conmigo misma, no sólo me gustaba estudiar sino que además buscaba destacarme. Me gradué de bachiller con un promedio buenísimo... pero... ¡qué me importaba! No tenía ni siquiera una noción cercana de lo que eso significaba ¿Para qué? Ya tenía entre ceja y ceja que me iría a estudiar a Barcelona para estar cerca del "amor de mi vida" y no necesitaba el promedio para eso. Sólamente en algo no me equivoqué: sí era el amor de mi vida.
Apenas hicimos el acto de graduación y la gran fiesta, me fui a Barcelona...
¡Cuántas experiencias! ¡Cuántas amistades! ¡Cuántas locuras! ¡Cuántas despedidas y cuántos regresos!
Han pasado 19 años... ¡19 años! Se dice fácil. Estudié en dos institutos tecnológicos, una universidad pública y una de libre enseñanza. Resultado: 3 carreras emprendidas ¡y ninguna culminada!
Y no estaba equivocada, no. En el fondo sabía cuál era el problema...
Y de pronto, un nuevo intento. Por no dejar. Para probar suerte. Entré en el sistema, llené mi solicitud e hice "click" en "Guardar". Eduardo me llevó a validar la planilla y una mañana, unos meses después, estaba ahí: "Usted ha sido seleccionado... Por favor verifique sus datos..."
¡No puedo describir lo que sentí!
Aún, hoy en día se me aguarapan los ojos y el corazón me late rapidito.
Fui a inscribirme y comencé mi semestre muchísimo antes de lo que creía. Tenía mil rollos encima: ¿Cómo hago con el trabajo? ¿Quién recoge a Carlitos en el transporte? ¿A qué hora podré estudiar? ¡No tendré ni tiempo de dormir! Aaaaaaaaaaaaaaaahhhhh... Todo se resolvió. Una cosa tras otra. Mis jefes me apoyaron encantados. Mi esposo maravilloso ni se diga. Carlitos, bueno... Carlitos... XD
Y las clases... Diooooos, soy tan feliz de entrar y salir de esos salones. Soy, quizás la más vieja del grupo ¡Tengo compañeros de clases de 16 años! He tenido que enfrentar tantas cosas nuevas. He tenido que enfrentarme incluso a mí misma y vencer la inercia de mi cerebro oxidado. Pero soy feliz ¡Me sorprendo a mí misma atendiendo las clases con la sonrisa embobada y los ojos aguados! Todo es tan distinto a cuando lo intenté tantas veces antes. Quizás la madurez, la experiencia, el deseo... Pero creo, sobre todo, que lo que hace esta experiencia tan maravillosa, ha sido la reconciliación conmigo misma. Me estoy pagando una deuda que contraje conmigo misma cuando inscribí las 3 opciones de carreras en la OPSU, la primera vez. Estoy reivindicando mi propia traición.
No me arrepiento de nada de lo que he hecho en mi vida y no existe un sólo motivo en el mundo por el que no pueda dormir tranquila en las noches, así que encaro esta empresa, este compromiso y la construcción de este sueño, con toda la alegría que puedan imaginar.
Anoche le decía a mi mejor amigo: "Sabes que es lo más maravilloso que he descubierto en la Universidad hasta ahora? Que contrario a lo pude llegar a creer en algún momento, no necesitaba replantearme sino amar mis ramas torcidas. Entregarme a ellas. Dejar de podarlas y disfrutar de su sombra..." No escribiré su respuesta... Pero sí les diré que tiene razón... ¡Estoy más frodosa que nunca!
((Suspiro))
Lo malo es que pasado mañana salimos de vacaciones :( ¡Qué rápido pasa el tiempo cuando hacemos algo que verdaderamente nos gusta!

9 comentarios:

Araceli Jane 1/2 dijo...

Cuando algo nos apasiona no hay poder que nos detenga.. todo se confabula para que día a día logremos nuestro propósito... así que conserva siempre tu entusiasmo mi querida amiga, y que esas ramas no pierdan ni una hoja, jajaja

Besos ;)

marianella dijo...

... y lo peor es que las vacaciones se hacen ETERNAS...!
Un beso

Cristian Gabriel Rodríguez Amado dijo...

Excelente, me encanto, seguro Ary no lo ha leido porque sino te hubiese escrito algo, sigue disfrutando la vida, asi debe ser.

Saludos
Cris

La Gata que Ladra dijo...

Chelyyyy: bella! Como siempre!

Mary: Tú sí sabes verdad? Jajajaja

Cristian: Qué sorpresa! Bienvenido! Espero a Ary por aquí :P

A todos: Acabo de leerlo nuevamente y veo que tiene una pila de errores: sobretodo el coro "a mí misma" jajajaja. Pido disculpas, pero no los corregiré porque escribí desde la emoción!

Besos!

dakar dijo...

Cielo que bien!!!!!!! me alegro muchisimo de ese entusiasmo que transmites en el post.

FELICIDADES!!!!

LuisBond dijo...

Gataaaa feliz añooooo, te deseo todo lo mejor para este 2009, mucho éxito, salud y a ver cuando escuchamos el primer maullido de este nuevo año en la blogsfera

Un abrazo

Di dijo...

Que diferencia entre esa pasión que nos hace querer seguir sin vacaciones y aquel desespero, en 9º grado, por contar los días que faltaban para estar libres de las clases jajajajajajaja =D te comprendo perfectamente, el postgrado me hizo revivir mis recuerdos del pre.

Venezolano1975 dijo...

Me alegra mucho, mas de lo que te puedas imaginar por razones de tipo personal me emosiona mucho tu iniciativa, te felicito y mucha voluntad.
Saludos
José

zoRii dijo...

¿Algún problema con los de 16? jum* jajaja xD. Esto fue hace un pelo bastante, y mientras la gata miraba desde la torre, alguien más debía hacerle compañía al aljibe. Pero ¿Sabes? es bueno contrastar, y luego es preferible no bajar de la torre! No bajes de la torre.. xD! merci beaucoup*