18 octubre 2006

Gajes del Oficio (III Parte)

De fondo suena Celine Dion… El tema: My heart will go on… El cielo era de un intenso color caribe. El sol brillaba a todo dar. El rumor del mar hacía juego con la melodía y las gaviotas. Los alcatraces y las tijeretas de Punta de Piedras (o Puerto La Cruz) jugaban en el aire formando corazones en vuelo… Qué romántico! En los muelles, se aglomeraban parejas de todos los tamaños, colores y edades, tomadas de las manos en los mesones de Atención al Cliente. Todos buscaban la misma información:

- Señorita, la parte de adelante del barco es la proa o la popa?

Qué curioso!… todos preguntan lo mismo!… por qué será? Ya a bordo del barco, en plena travesía, los oficiales se enteraron de la razón de la pregunta:

- Capitán… (cual fuera, que fuera su rango, bastaba que tuviera uniforme) podemos pararnos en la proa del barco para tomarnos una foto como en El Titanic?...

Los pobres tenían que esconderse porque no los dejaban en paz durante toda la travesía! La respuesta era por supuesto, un rotundo NO. Pero insistían durante todo el viaje.

Aquella película se estrenó en Margarita durante la temporada alta de los ferrys. Y no se imaginan cuánto rogamos en aquellos muelles y barcos, que la quitaran de cartelera y pasara la fiebre. No se imaginan a cuantas parejas pillaron tratando de bajar a la cubierta de automóviles para “hacerlo” en el carro y no se imaginan la histeria que causaba el menor movimiento del barco durante la travesía cuando había “mar de fondo(una fuerte corriente submarina que hace bambolear a los barcos más de lo normal, sobre todo sucede en Puerto La Cruz). Gritos y sustos…

- Nos hundiremos como el Titanic!
- Si se hundió el Titanic que era un barco nuevo, cómo no se van a hundir éstos que son de la segunda guerra mundial?!

Otra anécdota que recuerdo fue a bordo del Express… nos tocó entre los pasajeros un claustrofóbico. Este señor además sufría de severos ataques de ansiedad y durante la travesía en este barco no se puede salir a la cubierta y no se puede fumar. Una hora después que salimos, tuvimos que llamar a dos marinos para que nos ayudaran a controlarlo. Entonces fue cuando funcionó el curso de primeros auxilios y me tocó, siguiendo instrucciones por radio, tomarle una vía y sedarlo, para que pudiéramos llegar todos a salvo a puerto.

Este curso me enseñó muchas cosas, tuve también una paciente de 6 años que llegó al ferry intoxicada y casi deshidratada. La atendí durante toda la travesía hasta que en Punta de Piedras la recibió una ambulancia y la llevaron de emergencia a la clínica. El fin de semana siguiente, ella venía de regreso y yo estaba de guardia (aún). La niña y su mamá, me llevaron en agradecimiento un regalo, aún sin saber si yo me embarcaría ese día. Uffff, cuántos detalles hermosos recibí de gente agradecida por una atención! Eso era lo que me impulsaba a hacer mi trabajo lo mejor que podía y por esas grandes cosas es que ahora puedo decir que esa empresa fue mi escuela, esa empresa me hizo mucho de lo que soy hoy en día.

Salí de esa empresa tres años después. Me fui porque ya había llegado adonde quería llegar en ella y porque uno debe aprender a tener expectativas para seguir creciendo y a cerrar ciclos, a reconocer cuando es tiempo de retirarse. Además, me aterraba la historia de la recepcionista de la oficina de ventas de Porlamar que tenía 17 años en el mismo cargo! Esos sí son GAJES DEL OFICIO!

Besos que ladran!

PDT: Falta una parte para cerrar los Gajes del Oficio. He tenido muuuuuucho trabajo. Pero ya vendrá. Además, les debo una visita a ciertas personitas por ahí desde el BlogStock... Me pondré al día.


11 comentarios:

Nostalgia dijo...

espero que pedro te haya tratado bien :)

khayo dijo...

saludoxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Caribeña dijo...

Así es, cuando ya se aprende lo que se iba a aprnder en un trabajo, es hora de moverse a otros horizontes.
Saludos gata.

Anónimo dijo...

Tus cuentos siempre me hacen reir.. aunque este no tanto ocmo los anteriores.

La verdad es que cuando uno trabaja con público se encuentra de todo, pero personas agradecidas las hay en todas partes!!! (Gracias a Dios!)

Un abrazo gatuno!

Marianich dijo...

Me harté del Titanic...
como que no es la película más adecuada para ver en un barco, jojojojo!!

En todo caso, también soy un poco claustrofóbica y me mareo con facilidad, así que los viajes por mar no son lo mío, definitivamente :S

besos!

Consuelo dijo...

Ahh eres entonces la perfecta acompañante para viajar el ferry jejej. Ya te avisare ;)

Saludos gatica, la foto como siempre espectacular¡¡

SiempreBuena dijo...

ajá, chévere lo del claustrofófico, la euforia del titanic y la niña intoxicada, pero... ¿la parte de adelante del barco es la proa o la popa?... -en serio-

Mila dijo...

jajajajaja... Que comico... y la verdad, Titanic no debe ser la pelicula mas idonea para ver mientras se navega...jajajajaja

Hily dijo...

dejandote mis saludillos y besos grandotes para ti linda dama!

Alewar dijo...

wow!

...



mejor no digo más

Saludos!

barquisimetana dijo...

Mi querida gatica tenía rato sin pasar por acá. Vi que no te perdiste la rumba guara, yo no pude asistir (que envidia) pero espero que te hayan tratado muy bien para que regreses jejeje!!!

Espero que estes muy bien, y ojalá regreses por acá para que podamos conocernos... Un Saludote...