29 junio 2007

El país de los numeritos...


El día de ayer me lo saqué con un numerito… Carlitos amaneció enfermito, con unas fiebres de las que a él le dan (altísimas y violentas), lo que me obligó a llevarlo al médico. Esta decisión me enfrentó en la calle al "país de los numeritos" y he aquí el periplo numérico de ayer:

Centro de Salud:

- Buenos días, por favor ¿qué debo hacer para que algún pediatra me atienda al chamo que tiene fiebre muy alta desde ayer?
Una enfermera, muy atenta, me indicó:
- Ah, si, señora. Siéntese ahí ¿Tiene fiebre ahora?
- Pues, no. En este momento no.
- Entonces, puede esperar a la pediatra. En esa taquilla, entregan unos numeritos. Hay que hacer una cola, por orden de llegada. (¿?) Una enfermera les avisará a la hora de entregar los números.
- Bien, gracias. Esperaré.

Dos horas después se apareció una enfermera con un cerro de carpetas que olían a siglos, diciendo en tono enérgico y a la vez, sonriente:
- Los que vienen por números para las citas de hoy, hagan una cola por acá. Cédula en mano y número de historia, por favor.

Todo el mundo se agolpó frente a la taquilla. Una señora muy pizpireta que también esperaba “por un numerito”, se adjudicó la voz cantante y comenzó a organizarlo todo:
- ¿Quién llegó primero? ¿a qué hora llegó usted, señora? Póngase por aquí ¿Quién llegó después? Un momentito señor, espérese usted por ahí, que yo vi que usted llegó hace ratico…

Debo admitir que lo hizo muy bien. En menos de 15 minutos estaba todo el mundo formado, con orden y conforme, en espera de que la enfermera repartiera “los numeritos”. Finalmente la señora tomó su lugar y la cola comenzó a avanzar.

Me tocó el número 6 de Pediatría. La Doctora atendía a partir de la 1pm en el consultorio 8. Como eran, apenas, las 11 y media de la mañana, decidí almorzar cerca y volver. Por fortuna, Carlitos no tenía fiebre en ese momento.

Cerca del Centro de Salud, hay un sitio donde preparan unas hamburguesas y parrillitas bien chéveres. Tomando en cuenta que no podía irme lejos me enfilé hacia allá.
- Señor, por favor – dije al gordo detrás de la caja – 2 parrillitas de pollo, 1 sin ensalada y 2 té con limón.
- Son 20 Mil. Tome su número, le llamarán cuando esté lista.

En el consultorio me atendieron alrededor de las 3 de la tarde y al salir de allí, me fui al Banco.

En Banesco le pagan a una niña muy linda para que cuide que la gente no haga fiesta con la dispensadora de numeritos
- Buenas tardes. Voy a solicitar una chequera y a depositar, por favor.
- ¿Qué quiere hacer primero?
- ¿Y eso qué importa? Quiero hacer las 2 cosas.
- Es que debe tomar un número para “Operaciones de Taquilla” y luego otro “Para solicitar la chequera” que es por el otro lado.
- Dame el que salga más rápido, primero… - Dije entre dientes.

Del banco al Locatel más cercano para comprar la lista de medicamentos.
- Buenas tardes, señora ¿en qué puedo ayudarle? – se ofreció una muchacha muy simpática en la entrada de la mencionada tienda.
- Necesito estos medicamentos, por favor.
- ¡Ah! Si, tome un número y espere que la llamen por farmacia.
¡Si los números rascaran, con tantos que me he tomado ya…! - Pensé-
- Lista su orden, señora. La llamarán por la caja NUMERO 9.

Ya no me estaba haciendo tanta gracia…

Con mi bolsita de medicamentos, salí por fin del Paraíso de La Tercera Edad y me largué al supermercado. Algunas cosas hacían falta en casa… Frente a las neveras, al final de los pasillos, un letrero bien grande y en color rojo explicaba:

“Tome su número y espere a ser llamado”

Tomé 1 de charcutería y 1 de carnicería… a ver cuál salía primero y rogando que no salieran los 2 al mismo tiempo (¡Maldito Murphy!)

Siguiente parada: La panadería.
- Señor, 2 canillas, por favor.
- Debe tomar 1 número señora.
- ¡Ah! Pero eso es nuevo ¿No, Gocho?
- (Así le decimos cariñosamente al panadero de siempre)
- Si, señora, nos estamos modernizando…
- Grrrrrrrrr… - Respiré profundo. Miré alredor… Pero Gocho ¡Si no hay más nadie!
- ¡Pero es que la estamos estrenando! –
Tuvo el descaro de decirme, muerto de la risa.
- Estás muy gracioso, hoy…
- ¡Sí, es que hoy salió mi número!
– Rió.
- Si, yo sé lo que es eso; El mío también... - murmuré con amargura y creo que entendió mi mirada, porque a partir de ese momento recobró la compostura.

Al salir, entre las bolsas y el cansancio, decidí tomar 1 taxi en la línea de la esquina que me llevara directo a casa.
- Señor, necesito una carrerita, por favor.
- 1 momento señora, sale el número 34. Espérelo aquí.

Ya solo miraba al cielo suspirando por una explicación. Llegué a casa. Creí que todo había terminado. Me subí al ascensor, entre bolsas y el niño dormido, un señor muy amable se ofreció a marcarme el ascensor:

- ¿Qué número, señora? - Me preguntó.
¡El que tu quieras! Pensé.
- 14, por favor. Gracias.

Sólo en casa estuve a salvo de los números después de oír los resultados de la lotería y a mi casera exclamando:
- ¡Qué desgracia, tantos números y no salió ninguno!
- ¡Pues te vendo todos los que me dieron a mí hoy! – Le respondí.

Juro que no conté ovejas esa noche…
¡Besos que ladran!

20 comentarios:

El loco dijo...

Hola mi gata bellaaaaa!!! soy el primero es decir el número 1 jejeje
No se te ocurrió ponerte a estudiar ese poco de número y combinarlos y permutarlos para que te lo juegues?
De pronto y sale tu número...otra vez
Se te quiere un montononon...

Bexza dijo...

jajajaja.... hay aun me rio, coño chica es cierto q vaina y para nada siempre hay quien se colea, empezando por mi esposo q donde quiera se colea vale, no se como hace para lograrlo tan facil y descaradamente y a mi me da una rabiaaaaaa... jaja en serio, no me gusta hacer lo q no me gusta q me hagan...

Araceli Jane 1/2 dijo...

¿Y entonces no tienes número favorito? :P

Besos…

Bexza dijo...

hola amiga, ya se te paso la numerologia? jajaja

q estes bien bella!

xtremevj dijo...

Te soy sincero, me fascinan los números y ese sistema de numeritos en el banco, en el mercado, carniceria, etc. es lo mejor que han implementado pues qué fastidio con todos los que creen que su tiempo anda más rápido que el tuyo y pretende colearse, casi como si su vida dependiera de ello, en donde se haga necesario hacer una cola. Aún con el número se colean...pero tengo un alivio a mi manía del orden y la justicia.

guardagatos dijo...

Pues nada, que las cosas vuelvan a su cauce, y besitos.

LuisBond dijo...

jeje sip, numeritos: tiempo, dinero, cosas... pero te falto enumerar los 123423949732984723894789237489327894729387489732894793827
carros ke hay en las colas de esta ciudad XDD.

Saluditos!!

Venezolano1975 dijo...

Hola gata, eso sin contar con el nro. del S.S.O, el de la cédula, el del Pasaporte, del celular y el telfono fijo de la casa, tambien los números de las tarjetas de credito, y de Debito y no digas el de la chequera que ahora tiene tantos números, asi como el de la ficha del trabajo, el número de crédito hipotecario y pare usted de contar, al final de la vida solo seremos un número mas, que lastima.
Saludos
José

CHOCOLATITO dijo...

Suena tan ironico y cotidiano que a veces uno no sabe si reirse o de plano llorar. jajaja.

Yo te dejo no un numero sino un monton de chocolatitos y besos tambien.

Por cierto como sigue carlitos???

JENNY dijo...

Jajajajaja! Nunca me habí apercatado lo de los bendito snúmeros, pero es que ese día te tocaron todiiiitos!!!!

Lo del panadero, un vación... Pero te cuento esta anécdota por si alguna vez vas a Suecia... Un chico que se mudó ahi fue a arreglar un papel a una oficina del gobierno... entró y habían dos chicas en recepción, pero ninguna hizo caso omiso a su presencia, ni le dirigieron la palabra. Esperó impacientemente como 5 minutos y las mujeres nada que le miraban, parecían estar en lo suyo... se percató qe al lado de la puerta había un dispensador de números y cogió uno, en eso se encendió la lucecita de una de las chicas y le dijo, pase que tiene el 12 por favor!!! El tipo casi la mata!!! Es que si no coge el número no le atendemos... haberlo dicho cuando entré (bolsa, pensó) y no esperar a que yo adivinara, además no había nadie!!!!!

Parece un chiste malo, pero fue cierto!

Un abrazo!

khayo dijo...

jejejeje...¡¡¡¡¡
y eso que no me gustan las matematicas..¡¡¡¡

numeross no masss ¡¡¡¡

saludoxxxxxxxxx

marianich dijo...

es que la vida al final está sustentada en números querámoslo o no... (eso te lo dice una adicta frustrada a las matemáticas :P)

besoooos!

Consuelo dijo...

Guajajajajaja solo esperé para ser LA NUMERO TRECE (13) je je.

Bexza dijo...

HOLA MI CORAZON DE MELON.... ESPERO Q ESTAE BIEN AMIGUIS... MIAUUU MIAUUUU

Acerina dijo...

Horriiiibleeeee... Como dice Franco De Vita en su canción: "Juro que esto ya lo había vivido..."...

Es horriiiibleeee... creeeeepy!!!

Besos y espero que ya todo vestigio de enfermedad (y también "de tortura numérica") haya pasado...

Angeles dijo...

Jajaja me dio mucha risa pero es muy cierto lo de los numeritos, Suerte la próxima, Saludos...

Wari dijo...

Jajajajajaja, que cosa mas buena, me he reído de una manera numéricamente sabrosa!!! jajajaja....
Amiga, hay un premio para tí en mi rancho!
Un abrazote pa' tí!!!

El loco dijo...

gataaaaa pasate por mi blog que tienes un premio...
Besos

Odrita dijo...

HOla primera vez que toy de visita por estos lares...
Y bueno amiga.. cuente del 1 al 10 para que le baje el estress jejeje
UN beso ;)
Odra.

Vane dijo...

saludos primera vez que paso por aqui, jejeje full comico estoy cuajada de la risa y tristemente es asi para todo ahora hay que tomar un numero... Espero que tu bebe este mejor. Saludos